En muchas ocasiones es necesario llevar a cabo la traducción jurada de documentos para que tengan carácter oficial.

Este tipo de traducciones suelen ser de acuerdos o convenios relacionados con instituciones públicas o privadas o certificados de nacimiento, vida académica y laboral, muerte o antecedentes penales. A la hora de llevar a cabo estas traducciones juradas en España hay que contar con expertos acreditados llamados traductores jurados, ya que en caso de que la traducción no haya sido realizada por un traductor jurado no tendrá validez.

¿Qué es una traducción jurada?

Pero empecemos por el principio, una traducción jurada, en España, es cualquier traducción de un documento nacional o extranjero realizada desde o hacia el español, con la particularidad de que tiene validez legal ante organismos oficiales públicos y privados. Esta validez se consigue gracias a la presencia del sello y la firma del traductor oficial responsable de su contenido. Además, debe incluir una certificación que acredite que dicho traductor está autorizado para realizar ese trabajo.

La principal características de las traducciones juradas es que, a diferencia de las traducciones técnicas o simples, tienen carácter oficial. Y están reguladas por el Real Decreto 2555/1977, del 27 de agosto, aprobado por el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores.

¿Cualquier traductor es un traductor jurado?

Lo que establece este Real Decreto es que solo aquellos traductores que cuenten con la acreditación del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) pueden realizar traducciones juradas. El MAEC establece tres sistemas que permiten acceder a la condición de traductor jurado y garantizan que los profesionales habilitados como tal estén debidamente formados y cumplan todos los requisitos pertinentes:

  • Superación del examen que convoca la Oficina de Interpretación de Lenguas dependiente del ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.
  • Reconocimiento de cualificaciones profesionales obtenidas en otro Estado de la Unión Europea o de un Estado signatario del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.
  • Convalidación de las asignaturas de especialidad cursadas en el marco de la Licenciatura en Traducción e Interpretación (aunque esta vía no sigue en vigor).
¿Qué servicios puede ofrecer un traductor jurado?

Los servicios más habituales de los traductores jurados suelen ofrecer son los siguientes:

  • Traducción oficial de cualquier documento, independientemente de su naturaleza.
  • Revisión y jura de una traducción no oficial realizada por un tercero.
  • Interpretación en procesos judiciales, notariales o civiles (como puede ser una ceremonia de matrimonio), entre otros.
  • Contratos, documentación académica, testamentos otorgados en el extranjero, permisos de residencia, poderes notariales, documentos expedidos por el Registro Civil, certificados de naturalización, sentencias judiciales… Estos son solo algunos de los documentos con los que suele encontrarse un traductor jurado.

Ahora que ya conoces los qué es y los detalles de la traducción jurada, asegúrate de que el traductor puede llegar a cabo el tipo de traducción que necesitas antes de contratarle, para así estar seguro de que tu documento estará perfecto y sin ningún error.

¿Te ha resultado interesante?
¡Pues compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Te ayudo?

Cuéntanos qué necesitas y para cuándo



 

MOROTE TRADUCCIONES

Tradúcelo bien, fácil y rápido